Repaso del 2012

Ya estamos en 2013, y eso significa que hace unas semanas este blog cumplió su primer año. Han sido 73 entradas, así que a pesar de cierta irregularidad, esto no se ha muerto y he cumplido uno de los propósitos que me puse para 2012: escribir aquí 🙂

No sé si puedo decir lo mismo de los otros dos, porque la verdad es que me he quedado un poco a medias con ellos.

Uno era hacer más (y mejores) fotos, y supongo que técnicamente lo he cumplido, pero no he hecho casi ninguna salida puramente fotográfica como era mi intención. Así que ya tenemos el primer punto a mejorar para este 2013.

El otro, clásico entre los clásicos, era hacer deporte. La cosa empezó bien pero me he ido desinflando a lo largo del año, poniendo excusas que sólamente eran buenas a veces. La parte positiva es que ahora ya sólo puedo ir a más.

Y nada, como el 2013 se me presenta emocionante en otros frentes, no voy a ponerme más tarea. ¡Ya os contaré (o no, si dejo de escribir por aquí :P) si al final he conseguido mejorar en estos frentes!

Publicado originalmente en https://fregandolosplatos.wordpress.com/ bajo licencia CC BY-NC-SA 3.0

Cruzando La Puerta de Ishtar

No creo que ningún interesado potencial se entere por aquí de lo que voy a contar, pero tenía que hacerme eco del éxito que está cosechando mi amigo Rodrigo en el crowfunding para publicar su juego de rol, La Puerta de Ishtar.

2500 euros era la cantidad con la que él se comprometía a publicar su juego en forma de libro físico. No lo suficiente para pagar todas las copias, y ni mucho menos para ganar algo de dinero, pero me imagino que lo mínimo para ver que realmente hay un interés por parte del público y esperanzas de recuperar la inversión monetaria. Ahora, con más de 11.500 euros recaudados supongo que podrá costear la publicación del libro y los regalos prometidos a los mecenas, y además sacar algún beneficio.

No sé si esta cifra os parece mucho o poco. Desde luego si lo miramos desde un punto de vista económico, no saldría a cuenta: considerando las horas que le han dedicado al juego tanto él como los dibujantes, estoy seguro de que han trabajado muy por debajo del salario mínimo (por decir algo). Sin embargo, si tenemos en mente lo pequeño que es el mercado del rol en España (lo que hace imposible soñar con la financiación conseguida por otros proyectos relacionados con películas o videojuegos), lo que han logrado tiene un mérito enorme.

Cuando hace más de dos años Rodrigo me contó que iba a hacer su propio juego de rol, no dudé ni un momento en que lo iba a conseguir, pero me imaginaba que el resultado final sería un libro en pdf, fácil de distribuir pero poco atractivo. Tonto de mí, si ese mismo día me enseñó, en formato físico y todo, una impresionante ilustración (que podéis ver más arriba) que había encargado a un dibujante para que fuese la portada de su libro. Ahora, por el contrario, tengo claro que La Puerta de Isthar va a tener un aspecto profesional a pesar de sus humildes orígenes y que se va a poder encontrar en cualquier tienda especializada. Espero que esto le ayude a prosperar, pues creo que en estas cosas cuenta tanto el continente como el contenido, y a ver si de aquí a un tiempo el juego de rol La Puerta de Ishtar empieza a hablar otros idiomas.

Si alguien se ha animado a participar y de paso recibir algún regalo a cambio de su mecenazgo, aún quedan un par de días para hacerlo. ¡Vamos!

Publicado originalmente en https://fregandolosplatos.wordpress.com/ bajo licencia CC BY-NC-SA 3.0

Sex On The Beach

Este sábado rant4ranter celebraba su cumpleaños y aproveché la excusa para hacer un cóctel nuevo. El elegido, siguiendo las sugerencias de la homenajeada, fue un cóctel que había visto en muchos sitios pero nunca había probado: sex on the beach.

Pensaba que sería una guarrería con un montón de ingredientes y un nombre molón, pero viendo las recetas la cosa no tenía mala pinta. De todas formas, simplifiqué un poco porque no quería comprar una botella de licor de melocotón y total… con un poco más de vodka y zumo de melocotón tampoco se iba a notar mucho la diferencia. Así quedó la cosa:

– 1 parte de vodka
– 1 parte de zumo de naranja
– 1 parte de zumo de melocotón
– 1 parte de zumo de arándanos rojos

300

Como véis tiene más o menos el mismo alcohol que un cubata tradicional, pero con zumos en lugar de fanta o coca-cola. Entre eso y que es dulce pero no demasiado, es el típico cóctel que puede gustar a todo el mundo.

Para hacerlo, metemos todos los ingredientes con hielo en una coctelera y agitamos hasta que notamos que la coctelera está fría. Entonces, simplemente vertemos el contenido en un vaso con hielos. Fue una pena que no tuviese una mini-sombrilla a mano:

No puede ser más fácil, y además no creo que la coctelera sea imprescindible. Se puede meter los ingredientes en el frigorífico y así la mezcla estará suficientemente fría como para que no se agüe. Además, como los ingredientes son baratos y fáciles de encontrar, me parece que puede ser el cóctel perfecto para hacer en una barbacoa. Y si alguien no puede beber por alguna razón, siempre se puede quitar el vozka y tendréis un “safe sex on the beach” 😛

Publicado originalmente en https://fregandolosplatos.wordpress.com/ bajo licencia CC BY-NC-SA 3.0

Promesas de Altojardín

Sí, ya sé que las coñas para atraer a lectores que buscan cosas sobre Juego de Tronos cada vez dan más pena, pero vayamos al grano. Cuando saqué del frigorífico las semillas de secuoya no tenían muy buena pinta, ya que se intuía una especie de moho o algo así encima de ellas y de la tierra. No sé qué era exactamente pero el caso es que unas cuantas han conseguido brotar a pesar de ello.

Mirad, mirad:

Ahora desde arriba:

En los últimos días y supongo que por culpa del calor algunos de los brotes ha ido tomando un tono un poco chungo, pero espero que alguno sobreviva. Mientras tanto, voy a ir cambiando a los más prometedores a mini-invernaderos individuales (al ritmo que voy bebiendo botellas de cocacola :p), porque cuando echen más raíces va a ser más difícil separarlos.

Deseadme suerte, y si tenéis alguna botella de plástico transparente, en lugar de tirarla me la podéis regalar 😉

Publicado originalmente en https://fregandolosplatos.wordpress.com/ bajo licencia CC BY-NC-SA 3.0

A dream of spring

Tras algo más de un mes en el frigo, ya es hora de que mis semillas salgan al exterior. Según las instrucciones, hay que dejarlas en un sitio luminoso pero en el que el sol no dé directamente. El cambio de ambiente debería hacerles creer que el invierno ha pasado y es hora de germinar, lo que suele llevar entre 1 y 2 meses. ¿Lo hará alguna? ¡Lo veremos en próximas entregas!

Publicado originalmente en https://fregandolosplatos.wordpress.com/ bajo licencia CC BY-NC-SA 3.0

Winter is coming

Resulta paradójico que, ahora que la primavera acaba de empezar, estrenen la segunda temporada de Juego de Tronos. Por si eso fuera poco, también empieza el invierno para mis semillas de secuoya (Sí, así hilo yo los temas, es lo que uno aprende viendo el telediario con Matías Prats. Lo siento por si alguien había entrado por la obra de George R.R. Martin :p).

Intentando replicar el mini-invernadero que compré en California, pero con más semillas, he montado lo que se ve en la foto. Una botella de coca-cola como maceta, una tapa de un bote para la base, y film transparente para que no se escape el calorcito.

Se supone que ahora las semillas tienen que estar como un mesecito en la nevera, a la espera de tiempos más cálidos. Aunque veis muchas en la foto, se supone que un porcentaje muy pequeño germinan, así que será cuestión de suerte que de ahí salga algo. Pero primero, dejemos pasar el invierno.

Publicado originalmente en https://fregandolosplatos.wordpress.com/ bajo licencia CC BY-NC-SA 3.0

Ginmopolitan

Este pasado fin de semana un amigo me echó la bronca por no haber puesto nada en el blog sobre cócteles. Siguiendo su sabio consejo, y aprovechando que ya tenía una receta escrita, voy a contaros cómo estrené la coctelera que hace poco me regalaron mis amigos. Me temo que alguno ya conocéis la receta, así que en ese caso podéis jugar a encontrar las diferencias :p

La primera duda que le asalta a uno cuando le regalan una cóctelera es: “¿Con qué cóctel la estreno?”. Puede parecer una pregunta sencilla, pero no lo es. De la elección dependerá qué ingredientes compres, que no serán baratos y además darán para hacer ése mismo cóctel muuuchas veces, así que ya puede estar bueno. Sin embargo, gracias a Sexo en Nueva York y su revival por culpa del canal divinity (que es como teledeporte, pero para chicas), catsandroids empezó a hacer lobby para que preparase un cosmopolitan, así que parecía que la eleción ya estaba hecha.

Con el objetivo claro, ya sólo faltaba comprar los ingredientes, aunque como no me apetecía tener una botella de vodka muerta de risa, decidí sustituirlo con la ginebra que tenía en casa. No sé si Carrie Bradshaw lo aprobaría, pero leí por ahí que también estaba bueno. Acababa de nacer el nuevo cóctel de moda:

¡¡El Ginmopolitan!!

Ingredientes para dos personas:
– 2 partes (90 ml) de ginebra.
– 1 parte (45 ml) de triple seco.
– 3 partes (135 ml) de zumo de arándanos.
– Zumo de 1 lima.
– Cáscara de naranja mandarina para decorar.

La cáscara de mandarina dio su guerra, intentando llenarme de ácido. El caso es que daba bastante sabor y, por supuesto, un toque de elegancia.

Con los ingredientes listos, había que preparar los utensilios adecuados:
– Coctelera.
– Vasos de cóctel.
– Vaso medidor, que puede parecer una tontería, pero es muy útil.
– Acanalador de cítricos, para cortar la cáscara de la mandarina. También puede parecer una tontería, y en este caso, lo es. Pero lo regalaban con la ginebra, y aquí se aprovecha todo.

Con todo a punto, ya sólo quedaba preparar el cóctel propiamente dicho. Para esto, se ponen todos los ingredientes en la coctelera, se añade el hielo y se agita fuerte hasta que se empieza cubrir de gotitas de agua por condensación. Entonces se cuela la mezcla en los vasos y se decora con la cáscara de mandarina.

¡Y a disfrutar!

Y recordad, fregandolosplatos recomienda un consumo responsable, especialmente si no tenéis lavavajillas y luego tenéis que fregar vosotros los cacharros 😉

Publicado originalmente en https://fregandolosplatos.wordpress.com/ bajo licencia CC BY-NC-SA 3.0

Ewoks not included

Hace poco estuve en la soleada Californa y creo que lo que más me gustó fueron los bosques de secuoyas. Pasear entre estos árboles gigantes tiene un encanto especial que no captan las fotos que hicimos por ahí. Y claro, cuando después de esto me encontré con una tienda en la que vendían un kit para plantar tu propia secuoya, no me pude resistir.

Sí, sé lo que estáis pensando: ¿Eso de ir de un país a otro con semillas de especies exóticas no es ilegal? Pues sí, pero antes de ir corriendo a denunciarme, sabed que se pueden comprar secuoyas en invernaderos en España y que en la La Granja de San Ildefonso hay unos cuantos ejemplares, así que no será para tanto :p

El caso es que como tenía a tanta gente a la que llevar recuerdos y ya había comprado cosas para mí, decidí que el kit de la secuoya era un regalo perfecto. Total, teniendo en cuenta que nunca me he encargado de una planta, seguramente tuviese más probabilidades de verla crecer si otro cuidaba de ella. Pero claro, cuando ví cómo empezaba salir un pequeño brote que con el tiempo y suerte se puede convertir en el árbol más grande del mundo, decidí que tenía que hacerme con otro.

Mi primera opción era conseguir un kit igual que el que compré, que supuestamente está 100% garantizado que germina. El kit consiste en un vaso-invernadero con tierra, fertilizante y 7-8 semillas de secuoya. Se puede encontrar en varias tiendas por internet, como ésta. Eso sí, no hay que hacerse ilusiones: Ewoks no incluídos 😦

Las instrucciones son sencillas: se riega la tierra y se mete el vaso en el frigorífico unas tres semanas. Despúes lo sacas y lo pones en un sitio calentito y luminoso, pero sin luz directa. Las semillas piensan que la primavera empieza y alguna de ellas empieza a germinar.

Sin embargo, me dí cuenta de que en amazon.co.uk se podían comprar semillas de secuoya sueltas y muuucho más baratas que el kit. Como el resto del kit parecía fácil de hacer, encargué unas cuantas, y ahora que el invierno se está acabando es el momento de empezar a plantarlas.

¿Conseguiré que alguna crezca? ¡Lo sabréis en futuras entregas!

Publicado originalmente en https://fregandolosplatos.wordpress.com/ bajo licencia CC BY-NC-SA 3.0