El rey ha muerto, larga vida al rey

Hace unas semanas, Google anunciaba que a partir del próximo 1 de julio su lector de feeds Google Reader dejaría de funcionar. Una noticia que cabreó a mucha gente, pero nada sorprendente después de años en los que las únicas actualizaciones de la aplicación han servido solamente para quitarle funcionalidades.

google-reader-dead

Precisamente fue sobre este recorte de funcionalidades sobre lo que me quejé amargamente en la primera entrada de éste vuestro blog, y es que el lector de feeds es para mí una de esas aplicaciones que uso a diario y sin las que no sabría vivir.

Estaba claro que había que buscar un sucesor, y tras leer acerca de los posibles candidatos, el único que parecía satisfacer mis necesidades era Feedly. Sus creadores se han puesto las pilas para convencer a todos los usuarios de Google Reader para que se pasen a su plataforma, aunque todavía les queda camino por recorrer. Ahora mismo, Feedly simplemente es una especie de interfaz para acceder a Google Reader, y la plataforma ha sido capaz de hacer frente al aumento de usuarios. La prueba de fuego llegará el día 1 de julio, cuando tendrá que funcionar de manera independiente.

Para ver qué tal funcionaba, he estado probando Feedly este fin de semana. Aunque a continuación voy a comentar con más profundidad lo que me ha parecido, os voy a adelantar mis dos conclusiones principales.

  1. En primer lugar, que me quedo con Feedly. Como cualquier cosa nueva, cuesta un poco acostumbrarse, pero me ha parecido que en general la experiencia de uso es mejor que con Google Reader.
  2. La segunda, que da la sensación de que Google ha dejado escapar una buena oportunidad. Usar Feedly es darse cuenta de hasta qué punto Google tenía abandonado su producto, cuando lo podía haber evolucionado para hacer de él algo más actual, quizás fusionándolo con Google Currents (que a ver cuánto tarda en caer). Con este movimiento, Google deja escapar varios millones de usuarios de los que ya no conocerá sus gustos, intereses… Justo eso en lo que parece siempre tan interesado.

feedly-logo

Empezar a usar Feedly es muy sencillo. Simplemente hay que ir a su página web, desde donde nos instalaremos una extensión para nuestro navegador o una aplicación para nuestro dispositivo móvil, según sea el caso. Cuando termina la instalación, la aplicación nos pedirá permiso para conectarse a nuestra cuenta de Google, ya que ahora mismo Feedly utiliza los datos de Google Reader en lugar los suyos propios. Una vez hecho, esto ya podremos usar nuestra cuenta de Feedly que estará totalmente sincronizada con la de Google Reader.

¿Qué pasará a partir del 1 de julio? Desde Feedly prometen que el cambio será transparente, y que también nos podremos registrar de otras formas. Es decir, que no hará falta una cuenta de Google para usarlo. Si queréis ver la respuesta detallada a ésta y otras preguntas, además de algunos consejos para los que llegamos desde el lector de Google, os aconsejo este enlace.

Una vez metidos vuestro email y contraseña, lo normal es que la nueva interfaz os haga sentir algo perdidos. Es normal, el diseño de Google Reader era muy minimalista, y ahora además tenemos acceso a muchas más opciones y varias formas de llegar al mismo sitio.

Para aliviar un poco este efecto, podemos hacer que Feedly nos enseñe sólo los titulares de las noticias, igual que hace Google Reader. Sin embargo, según lo vayamos utilizando seguramente veamos que para algunos feeds preferimos otro tipo de vista, y aquí es donde vemos una de las principales ventajas del nuevo lector: Podemos elegir entre cuatro diferentes tipos de vistas para poner una de ellas como predeterminada, y además podemos asignar a cada feed una diferente dependiendo de nuestras necesidades. A mí en particular me encanta la versión de revista, especialmente para las aplicaciones de tableta o móvil. Es muy parecido a Flipboard, pero acordándose de qué hemos leído y qué no.

Otra nueva funcionalidad que en encontrado muy útil es que se puede configurar alguno de los feeds para que lo abra directamente en su página web de origen. Dicho así lo mismo no os dice nada, pero viene de perlas cuando algunas fuentes no ponen en el RSS toda la información, como hacen algunos periódicos. Configurando así estos feeds nos ahorremos ese siempre molesto click de más.

Evidentemente, no todo son ventajas, y antes cuando entraba en Google Reader, éste se acordaba de mis preferencias y me ponía antes los blogs que suelo leer primero. Feedly es un poco limitado en ese sentido, y nos deja empezar con las noticias del día o con todas las noticias que tengamos sin leer. En la aplicación para móviles, sin embargo, se pueden etiquetar las fuentes que se quieran como “must read”, y elegir esta etiqueta como página de inicio. Desconozco por qué esta opción no está en la versión web, pero supongo que la incluirán dentro de poco. Ahora mismo están dándolo todo, y hay una nueva versión cada pocos días, ya que van incluyendo y arreglando cositas para tener a los nuevos usuarios contentos. Mientras mejoran este aspecto, se puede acceder a algunos de nuestros feeds directamente desde la columna derecha. Puede incluso que se estos feeds de la derecha se muestren teniendo en cuenta nuestro historial, pero no lo he usado suficiente como para mojarme.

Y siguiendo con las cosas negativas, otra cosa que parece perdida es el mágico buscador made in Google que permitía encontrar casi cualquier cosa. Por lo que he probado, el que viene con feedly es bastante peor. Como peor es también la velocidad de acceso, incluso cuando lo usamos la vista más simple. Esto no es problema si contamos con conexión wifi o cobertura de datos en condiciones, pero lo podemos pasar mal si tenemos una conexión regulera.

Estos pocos aspectos negativos aparte, creo que nos encontramos frente a un digno sucesor. Como ya digo, una vez acostumbrados, creo que disfrutaremos más con este lector que con Google Reader. Quedan aún por resolverse algunas cuestiones, como si ese cambio se hará realmente sin problemas el 1 de julio, y más importante aún, qué recorrido le queda al RSS.

Las grandes de internet ya han demostrado que no están interesadas en este tipo de tratamiento de la información, pero yo creo que a los usuarios nos viene muy bien. El RSS permite a los bloggers fidelizar a sus lectores y a los lectores no perdernos las entradas de nuestros bloggers favoritos. Sin él, muchas veces no queda más remedio que pasar por el filtro de Facebook, Twitter o G+, y por ese camino no me queda tan claro si somos nosotros los que seguimos decidiendo qué leemos, o si deciden por nosotros. Así que ya sabéis:

keep-calm-and-use-feedly-1
Publicado originalmente en https://fregandolosplatos.wordpress.com/ bajo licencia CC BY-NC-SA 3.0

Anuncios

Google Reader, tu antes molabas

Todo el mundo conoce a Google por su poderoso buscador. Muchos también conocen su email, su servicio de mapas, o Picasa. Bastantes menos han oído hablar del resto de sus productos: Google+, el calendario, Google Docs, los grupos… y del que yo voy a hablar, Google Reader.

Google Reader es un lector de feeds que te permite leer desde un mismo sitio web los blogs, periódicos y demás chorradas que sigues normalmente. Lo ordena todo por fecha, de forma compacta, te dejar marcar tus entradas favoritas, y cuenta con un buscador de estos que tiene Google para encontrar todo lo que quieras.

Pero todo esto es más o menos lo que hace cualquier lector de RSS que hay por ahí. Para mí, lo que realmente hacía especial a Google Reader era que podías compartir cosas con tus amigos, y ver las cosas que ellos compartían contigo. Todo colocadito, sin salir de Reader, para leerlo cuando quisieras.

Y he dicho “hacía” porque Google ha quitado esa funcionalidad de Google Reader hace cosa de un mes. ¿Por qué, eh? ¿Por qué? Para aumentar el tráfico en su poco-exitosa-hasta-el-momento red social Google+. Ahora, si quieres compartir algo desde Google Reader, tus amigos tendrán que verlo en G+. Pero, ¿y si ha pasado un tiempo desde que lo compartiste hasta que ellos se conectan? Pues no lo verán, porque estará en la enésima página de G+. ¿Y si quieren verlo sin salir de G+? Posiblemente tampoco puedan. Y ya de marcas para favoritos, apuntar alguna nota, o leer luego mejor ni hablamos…

La verdad es que G+ es un lugar mucho mejor para comentar, poner opiniones… Pero mucho peor para otras cosas, como ya he explicado antes. Y el caso es que a Google no le habría costado nada poner un botón en Google Reader para compartir en G+, manteniendo todas las funcionalidades, pero el tráfico de una red social es primordial para los anunciantes y hay que aumentarlo como sea.

A pesar de todo esto, los feeds de elementos compartidos y otras cosas que aparentemente han desaparecido siguen ahí, sólo que no se puede acceder a ellos a través de la nueva interfaz de Google Reader, y hay incluso quién ha hecho una extensión para Firefox y Chrome para poder seguir usando estas cosas. Pero si estos feeds van a estar ahí un año o un día más, es un misterio.

Mi esperanza es que Google está conservando esa información porque  G+ va tan mal que se están planteando cerrar el chiringuito y restaurar las funcionalidades de Google Reader. Suena difícil, pero aprovechando que se acercan los reyes…

Publicado originalmente en https://fregandolosplatos.wordpress.com/ bajo licencia CC BY-NC-SA 3.0