Into the Mist

La primera vez que estuve en Londres me llevé una pequeña decepción: ¡no había niebla! La explicación que me dieron es que la famosa niebla londinense es cosa del pasado, de cuando la ciudad -en plena Revolución Industrial- se llenaba de humo procedente de la quema de carbón. Es decir, que no era fog, sino smog.

Sin embargo, como en toda ciudad a las orillas de un río, de vez en cuando hay niebla normal, como esta que vimos desde Greenwich Park. No se disipó en todo el día, y el Sol no tuvo más remedio que hundirse en ella.

Publicado originalmente en https://fregandolosplatos.wordpress.com/ bajo licencia CC BY-NC-SA 3.0

Postal desde Londres

El pasado fin de semana estuve en Londres y me lo pasé genial. Como ya había estado antes aproveché para ver otras cosas menos típicas, y la verdad es que mi idea de cómo es la ciudad cambió totalmente. Si la vez anterior me había dado la impresión de que Londres era más bulliciosa y estresante que Madrid, ahora he vuelto pensando que es un buen lugar para vivir… ¡aunque ese metro necesita una reforma!

De todas formas, justo antes de coger el avión, no pudimos dejar de pasarnos por el centro para llevarnos esta postal (click en la imagen para verla en grande):

Publicado originalmente en https://fregandolosplatos.wordpress.com/ bajo licencia CC BY-NC-SA 3.0